• BLOG

La pandemia del COVID-19, está revolucionando todo a su paso y las pequeñas y grandes empresas deben prepararse especialmente las áreas de atención al cliente.

Por otro lado, este proceso ha permitido que las personas se vuelvan creativas y se generen nuevos modelos de negocio, que ahora deben tener en cuenta la necesidad de reforzar su resiliencia, siendo la clave, para asegurar la continuidad de las empresas durante esta transición.

Las personas se ven obligadas a cambiar sus estilos de vida, adaptarse al trabajo desde casa y revaluar sus necesidades. Al enfrenar esta incertidumbre, es importante comunicarse con los clientes con empatía y compasión.

En varios países ya se han restablecido las actividades, por lo que a los empresarios del sector turístico les ha tocado generar ideas propias para atender a sus clientes y vender sus servicios.

 

 

 

Starbucks ha experimentado un descenso de las ventas de café del 78% en China durante el mes de febrero, y el segundo trimestre no parece muy halagador, se prevé que el volumen de negocio sea solo el 50% del año pasado. Todo ello pese a que el 90% de sus locales están operativos.

Las medidas que Starbucks ha tomado son muy similares a las ya expuestas, pero cabe destacar las siguientes:

  • Todos los trabajadores pasan por un control diario de temperatura corporal y llevan mascarillas en todo momento 

  • Hay una estación de seguridad previa al recibidor donde los clientes también son testados para descartar fiebres

  • Instauración del protocolo Contactless Starbucks Experience que impide el contacto entre trabajadores y clientes 

  • Mejora en los procesos de desinfección e higienización de los ingredientes, aparatos y útiles implicados en la preparación del café 

  • La distribución de las mesas se ha distanciado

 

Se han dado a conocer múltiples consejos pero este es un listado muy interesante para prevenir la propagación de coronavirus.

  • Instalar en la sala diferentes puntos de expedición de hidroalcohol y desinfectante de manos para uso de los clientes y el personal de trabajo 

  • Limpiar y desinfectar frecuentemente cada día las zonas abiertas al público, la entrada principal, las alfombras, el vestíbulo, los mostradores, el mostrador del bar, las barras, las mesas y los pasamanos 

  • Limpiar y desinfectar frecuentemente (más de una vez al día) los puntos con alta frecuencia de contacto, incluyendo paneles de ascensores, manijas de puertas, máquinas expendedoras, pantallas táctiles, etc.          

  • Hacer funcionar todos los aparatos de aire acondicionado en modo de aire fresco, asegurando un flujo de aire constante en las instalaciones 

  • Promover el pago con tarjeta.

  

A continuación, algunas imágenes de cómo ha empezado la reactivación turística en los Países Bajos, siendo un ejemplo de innovación y en donde predomina el objetivo de cuidar al cliente y brindarle seguridad: